liberto

liberto
Liberto

domingo, 6 de abril de 2014

GUERRA VIOLENTA CONTRA EL PODER CORRUPTO DE LA PLUTOCRACIA

 


Deseo llevar desde las humildes instituciones que modero, el aliento al pueblo y la esperanza de una solución inmediata a los problemas que asfixian a los trabajadores y desempleados del País.
Mi ilusión para que la justicia y la ecuanimidad sean la base de todo acto nacido al impulso de nuestras acciones, y donde el temor a las influencias espúreas no pueda desnaturalizar la ilusión y la alegría de vivir y progresar de la ciudadania.
Para poner fin a la angustiosa situación que ciñe hoy a España y que atenta frontalmente a la  dignidad de su pueblo soberano, es cuanto menos prioritaria y de emergencia nacional, una solución radical y de facto.
Desde aquí, he de apelar a la unión de todos los españoles, y llamar la atención de un pueblo grande y honrado del que estoy convencido entiende y comprende mi verdad con esa extraordinaria intuición que poseen los grandes hijos de la patria, noble y generosa cuando se les guía con lealtad y honradez.
Conozco bien los pesares y las adversidades, así como las desgracias de muchos de vosotros.    
¡Ha de llegar la hora del cambio caiga quien caiga!
Creo que las reivindicaciones del pueblo como las revoluciones no se proclaman. ¡Se cumplen! Siempre he sido fiel a esta consigna rígida, porque entiendo que mejor que decir es hacer, y mejor que prometer es realizar.
No vamos a desamparar a los trabajadores en nombre de una torcida idea de la libertad, a la que apelan -como siempre- los poderosos insaciables dueños del capital en España, los cuales olvidan en su desmesurada ambición al hombre y a la mujer que trabaja y produce. Pues los trabajadores son en definitiva quienes generan la riqueza que los capitalistas usufructúan ahora mezquinamente.
Yo divido hoy a España en tres categorías; una, la de los hombres y mujeres que trabajan. La segunda, la que no se le permite trabajar por culpa de los políticos mediocres y capitalistas insidiosos y avaros. Y la tercera categoría; la que vive de los que trabajan. ¡Ante estas categorias, nos hemos colocado abiertamente del lado de aquellos que trabajan y de los que quieren ganarse el pan con el sudor de su frente!
En esta lucha todos tenemos un puesto. Nuestra lucha está abierta contra todos los que se coloquen frente a los trabajadores.
Mi conciencia de ciudadano y de español se ha sublevado ante una patria arrodillada y vilipendiada en estos últimos años, gobierno tras gobierno. Hemos visto vendido y ultrajado el bienestar general del pueblo a apetitos foráneos de un capitalismo indolente sin patria ni bandera.
 
Ante esta afrenta, llegó la elocuente e incontestable Hora de los Pueblos, en un despertar viril e indestructible de un pueblo sometido y aturdido, que sabe lo que quiere y que está dispuesto a imponer su voluntad por encima de poderes y sometimiento de fuerza.
Esa misma fuerza es el derecho de las bestias como dijo Cicerón.  Nosotros hoy decimos; que somos la razón, la verdad y la soberanía nacional.
Nosotros somos indivisiblemente ese pueblo soberano. Defendámonos valientemente sin miedos al poder corrupto. !Y recordarles a ellos; los culpables y enemigos de España repugnantes capitalistas y politicos, que la historia ha de prununciar su fallo y no tardando. Y la sentencia será la de una revolución violenta. !Pues la la violencia en manos del Pueblo no es violencia, es JUSTICIA!


Liberto López de la Franca
XX-IX-MMXIII

No hay comentarios:

Publicar un comentario