liberto

liberto
Liberto

domingo, 6 de abril de 2014

I MANIFIESTO







En los alrededores de San Lorenzo del Escorial, a  28 de septiembre de 2013



                Levanto estas líneas para que sean leídas y meditadas a través de los medios. Lo hago para terminar por todas con el asedio de conocidos, compañeros, periodistas, seguidores y con las llamadas, cartas, mensajes y preguntas de las que estoy cansado y aturdido.
                Soy un hombre libre. He resuelto provisionalmente apartarme de la vida pública; televisión y otros medios, no por ser desplazado o por temer ser combatido, si no por refugiarme en un silencio elocuente, manteniendo una postura de dignidad y decoro, para ofrecer un testimonio permanente que yo creo es, el sentimiento de la lealtad a uno mismo.  En este estado de paz elegido libremente, -tras renunciar a varios cargos- que eran grandemente onerosos para mí, y para mi alma, me he retirado al silencio, entregado a la meditación y al ensayo.  Puestos mis ojos siempre en el esencial amor a la patria.  Aquí me siento misteriosamente feliz.  Eso nada tiene que ver con mis obligaciones para aquellos y aquellas, que me admiran, respetan y me siguen incondicionalmente a través de los medios. A los cuales tendré siempre presentes, aconsejando, apoyando, y dando ánimos como verdaderos amigos hasta el último momento de mi existencia. Me parece extraño que alguien no comprenda y respete esta decisión de un individuo que ha tomado, como cierto personaje de Wells, la determinación de ser, un hombre invisible para los mediocres o farabutes, que manipulan la verdad en los medios y que invaden con tiranía y virulencia la España actual. Nuestras vidas, se encuentran hoy frente al grave desequilibrio moral, ético, social, político, jurídico y finalmente económico, de un ciclo que era insalvable. Desequilibrios sistemáticos, que han hecho caer y derribar todos los sistemas en total descomposición sistémica.
                Por ello desde el silencio, que es la virtud de los que triunfan, deseo renovar mis convicciones más ardientes, exhortando a todos y todas, a emular al inmortal Mahatma Gandhi a una revolución interior por la paz y la restitución del equilibrio de cuanto ha sido derribado por la ambición del ser humano en nuestra amada España.
Con todo aprecio, respeto y unión  hacia ustedes,

Liberto López de la Franca

No hay comentarios:

Publicar un comentario