liberto

liberto
Liberto

sábado, 2 de abril de 2016

MANIFIESTO ANTE EL 750 ANIVERSARIO DE LA FUNDACION DE CIUDAD REAL 1255-25 DE MAYO-2005



Los ciudadrealeños nos disponemos a celebrar el próximo año 2005, el 750 aniversario de la Fundación de nuestra capital manchega. Un tiempo nuevo en el que la conmemoración de esta efeméride local nos invita a afrontar los nuevos retos con la mejor predisposición y la más firme voluntad de seguir avanzando juntos hacia un futuro todavía mejor, marcado por la paz y la libertad.
En fecha tan señalada debemos reafirmarnos en nuestras convicciones para dar muestras del sentimiento de orgullo de ser ciudadrealeño, de nuestro origen, historia, de todo lo que hemos logrado como pueblo que ha sabido profundizar en lo que le une, en una singularidad autentica, en su personalidad propia y en una cultura original y única.
En el año 2005 debemos renovar nuestro deseo de seguir impulsando todas las capacidades que atesoramos para continuar avanzando y progresando en todos los órdenes. Hemos demostrado y vamos a seguir demostrando que los ciudadrealeños amamos y valoramos la convivencia pacífica, ejercemos la fraternidad y creemos en el espíritu abierto, el dialogo, y el entendimiento. Somos un pueblo firme de manos abiertas y talante integrador, que revindica un pasado histórico incomparable e importantísimo y comparte la ilusión colectiva de seguir mejorando día a día, contribuyendo de forma decisiva  a impulsar y construir la nueva realidad de Europa unida con el mismo ímpetu con el que construimos y forjamos la España multisecular y plural en la hoy vivimos.
En la próxima fecha conmemorativa, festiva y entrañable debemos sentir el goce de ser herederos de una historia y una cultura en la que los ciudadrealeños hemos desempeñado un papel extraordinario protagonismo en España y en la que hemos cincelado nuestro carácter de pueblo tolerante, pionero en las letras universales e innovador en las artes, dos muestras principales señas de identidad.
Ahora en estos momentos, y aquí desde la capital del Reino, lejos de mi amada tierra manchega, en mi feliz autoexilio, pienso y sobre todo siento cuando escribo este manifiesto, que mi nacionalismo por La Mancha no consiente, al contrario, estima grotesca la alabanza de un pueblo a sí mismo tanto como la propia alabanza individual. Mi patriotismo sigue otros derroteros; antes que ciudadrealeño y manchego, es humano. Creo que, por el nacimiento, la naturaleza no circunscribe un mundo para el nacido sino que complementa, discierne a los soldados de la vida el lugar en donde han de luchar por ella. Yo quiero trabajar por la causa del espíritu de La Mancha, porque en ella vine a nacer. Si en otra parte me encontrase, -como actualmente circunstancialmente me ocurre- me esforzaré por esta causa con igual fervor.
Por ello, alzo ahora mi voz para pedir a los más ilustres ciudadrealeños en las letras, en las ciencias, y en las artes, para que se unan a este manifiesto de cercana celebración. Dejando de lado nuestras diferencias, pues debemos buscar puntos de encuentro y aunar esfuerzos en común, colocando el pensamiento y el corazón en nuestra amada Ciudad Real. Hago un llamamiento sincero a la concordia intelectual y cultural, pues es una hermosa tarea que a todos nos incumbe como ciudadrealeños e hijos de esta noble patria que es La Mancha.
Por ello pido, exhorto, invito y hago un llamamiento a los historiadores; Cecilio López Pastor, Jorge Sánchez Lillo, Félix Pillet Capdepón, Emilio Martín Aguirre, Luis Rafael Villegas, Manuel Espadas Burgos, José Golderos Vicario, Miguel Fernández-Bravo, Alfonso Caballero Klink, Francisco Alía Miranda, Julián Plaza Sánchez, Rafael Cantero Muñoz, José Jimeno Coronado, francisco del Campo Real, Jerónimo López Salazar, y a los escritores, periodistas y poetas, José Luis Loarce, José González Ortiz, Pedro Peral, Pepe Rivero, José González Lara, Pepe Romagosa, Manuel López Camarena, Gianna Prodan, Eusebio García Coronado, Modesto Santos Camacho, Carlos María San Martín, Manuel Burgos Guijarro, Antonio Lizcano Agenjo, Julián Márquez, Eugenio Arce Lérida, Juana Pinés, Francisco Mena cantero, María del Prado Lérida, y a los creadores artísticos Gloria Merino, Jacinto Climent, Mon Montoya, Antonio López Gutiérrez, y otros tantos para que seáis parte activa de este 750 aniversario de la fundación de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Ciudad Real, como lo fueron en 1955 en su VII Centenario los profesores Julián Alonso, Emilio Bernabéu, Eduart Agostini Banús, y otros intelectuales y artistas de la época.
Vivamos el 2005, con entusiasmo y esperanza conmemorando nuestro origen y manifestando nuestra gratitud al fundador de Ciudad Real, Alfonso X El Sabio, renovando filialmente el voto a nuestra amada Patrona, Fundadora, Protectora y Restauradora de los Dos Castillas.
Salgamos a la calle en esas futuras fechas para aclamar y acompañar al Pendón y Estandarte Real de la ciudad –como ya hicieron nuestros antepasados- y a nuestra Virgen del Prado, preciosos símbolos y distintivos maravillosos de nuestra tierra sagrada, con la que nos sentimos tan comprometidos.
Que la conmemoración cívica de los 750 años de vida de Ciudad Real y de la “era alfonsí”, sea un sentido y respetuoso homenaje a los más hermosos referentes de un pueblo laborioso y fiel siempre a sus raíces y tradiciones como es la Mancha.

Viva Ciudad Real, nuestra Patrona la Virgen del Prado y el honrado pueblo Manchego!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario