liberto

liberto
Liberto

sábado, 16 de julio de 2016

BENDICION SOLEMNE DE MARIA SANTISIMA REINA DE LOS MARTIRES Y MADRE DE LA IGLESIA BASILICA DE SAN JUAN DE DIOS DE GRANADA, 15 DE MAYO DE 2016











Excelentísimos Señores:
Reverendo Señor Rector:
Pueblo Soberano de Granada:













¡Ha llegado la hora! La hora de muchos tan deseada desde hace dieciséis años, de bendecir canónicamente a la Virgen Reina de los Mártires y Madre de la Iglesia.
La bendice el Papa, que ha bendecido en reciente telegrama a todos los que asistan a este memorable e histórico acto de bendición; la bendice el Santo Padre Francisco y, en Su nombre Fr. Juan José Hernández Torres, Rector y guardián virtuoso de esta Basílica Pontificia.


La bendecimos todos los presentes en un plebiscito de amor.
La bendicen los ausentes que, desparramados por España, Europa o cualquier parte del mundo, la aman como Madre y hubieran querido estar aquí en el acto solemne de su sagrada bendición.


La bendicen también otros ausentes, los que ya murieron, los que invocaron tantas veces emocionadamente a la Reina de los Mártires y Madre de la Iglesia, y hubieran querido asistir a este acto grandioso, que le es dado contemplar a la generación presente.
La bendicen los mártires y la bendice aquel pobrecillo llamado ante los hombres San Juan de Dios. La bendicen los reyes y los infantes que ante ella han orado devocionalmente.



En esta corona de oro están escondidos grandes tesoros: el sudor de nuestros trabajadores, las lágrimas de nuestras madres, las preocupaciones de los padres, los anhelos de la juventud, la fe de nuestras religiosas y religiosos, especialmente los contemplativos, las sonrisas y lágrimas de todos



los niños, los destinos de España, los desvelos de las autoridades; en una palabra, el amor sagrado de nuestro pueblo.



¡Todo nos parece poco para esta Excelsa criatura, que nosotros veneramos filialmente en la imagen de la Virgen de la Academia! Ella fue elegida para ser la Madre de Dios y, como Madre de la Iglesia, Reina de los Mártires y Madre nuestra amantísima; Ella ha sido, es y será siempre Abogada de los hombres, Auxiliadora de los peligros, Divina enfermera, Intercesora de nuestra debilidad, Mediadora de todas las gracias y bendiciones que, como rocío benéfico, descienden sobre nuestra tierra.


La Virgen María está íntimamente ligada a la historia de España. Es gloria de nuestra Patria, raíz, razón y manantial donde discurren las aguas caudalosas de la Gracia, alegría de los corazones y honor de nuestro pueblo.
Por eso queremos bendecirla.



¡Es una íntima necesidad que todos sentimos de mostrarle nuestro amor ferventísimo con este gesto sensible donde nuestros corazones se agitan de emoción!



¡Ha llegado ya el momento! ¡Vamos a bendecir a nuestra Reina !Que ella, a la vista de este amor que nos desborda, nos envié, desde el Cielo, su entrañable y maternal bendición, y siempre guarde y proteja a la inmortal e invicta ciudad de Granada, honor y gloria indestructible de nuestros pueblos y timbre de nuestra amadísima España!






Liberto López de la Franca y Gallego

PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL DE LAS REALES ACADEMIAS E INSTITUTOS DE ESPAÑA












No hay comentarios:

Publicar un comentario